La maravillosa historia de cómo la leche llega a nuestra casa y sale hecha queso

La elaboración de los quesos se realiza en instalaciones industriales aunque de forma tradicional, extremando el cuidado en todas las fases del proceso, desde la recepción de la leche hasta la maduración y conservación de los quesos.

 

El proceso de elaboración unido a las cualidades de la materia prima determinan la calidad final del queso. No utilizamos ningún aditivo químico en el proceso de elaboración, resultando un queso “biológico” de primera calidad. Un queso delicado, limpio, y con un excelente sabor.

 

La Leche

La materia prima viene de estas ovejas que pastan por Las Arribes del Duero.

Una vez recibida, la leche se introduce en un depósito para bajar su temperatura a 4º.

Después del frío, el calor. 30º de temperatura durante media hora

 

El Cuajo

La leche se traslada a esta cuba, donde se le añade el cuajo biológico... que obra el milagro: la leche ya es un elemento sólido.

Es el momento de cortarlo con la lira. Durante una hora esta herramienta dejará el queso del tamaño de una avellana

 

Desaguamos la cuba, pero no desperdiciamos el líquido sobrante: este suero servirá para la elaboración de unos exquisitos requesones.

Se prensa bien con estas planchas para extraer todo el suero.

Al retirar las planchas nos quedan unos bloques como estos que rellenarán estos moldes de plástico para darle forma.

 

Uno a uno irán pasando por las manos artesanas, que con mucho mimo lo envolverán en gasas de algodón.

 

La prensa hidráulica hará el resto durante las siguientes doce horas

Recién salidos de la prensa, los quesos pasarán pos salmuera durante un día entero.

 

Los dos meses y medio siguientes estarán curando sobre maderas de castaño, y embadurnados en aceite de oliva.

© 2016 by INFOTUR, Lumbrales (Salamanca). Tfn.: 923 512739.​ Proudly created with Wix.com

  • Twitter Square
Depósito

Una vez recibida, la leche se introduce en un depósito para bajar su temperatura a 4º.